Utilizamos cookies (propias y de terceros como p. ej. Google Analytics.) para facilitarle el uso de nuestras páginas web y poder adaptar mejor nuestra oferta a sus intereses. Al seguir utilizando nuestras páginas web se fijan únicamente las cookies técnicamente necesarias, al aceptar se fijan todas las cookies (también las cookies para marketing). Su autorización es libre y puede ser retirada en cualquier momento con carácter a futuro.

Encuentra informaciones adicionales en nuestra declaración de protección de datos.

Aceptar

Información de prensa

Cuando la cosecha tiene nombre propio.

Hace más de una década que el tambero Juan Eder confía en la calidad, tecnología y eficiencia que brindan los equipos CLAAS para potenciar su producción. Su experiencia con TUCANO y JAGUAR.

Juan Eder mira su teléfono celular con atención: “En este momento estamos cosechando maíz húmedo para el tambo a 10 kilómetros por hora. Desde acá miro cuánto rinde, si la máquina va trabajando bien, cuántas revoluciones lleva, con qué humedad sale, cuántas toneladas por hora se hacen...”, relata mientras monitorea a distancia, a través de TELEMATICS, el desempeño de su cosechadora TUCANO.

Eder es tambero y productor mixto. Tiene unas 1300 vacas en ordeñe repartidas en tres tambos y 4500 hectáreas productivas en los partidos de Florentino Ameghino y General Villegas, en la provincia de Buenos Aires. “La ventaja de tener la maquinaria propia va más allá de lo económico. Se trata de un tema logístico que, por supuesto, redunda en la eficiencia del negocio. Nos permite hacer las labores cuando es necesario hacerlas“, dice y se confieza fanático de CLAAS.

Además de una TUCANO, Eder también tiene una picadora JAGUAR. “Gran parte de la soja que producimos va a expeller para los animales o harina de soja. En tanto, la mitad de la producción de maíz se destina a grano húmedo partido y grano partido seco para los novillos, mientras que el resto se utiliza como maíz picado para reserva forrajera”, explica.

Para todas esas labores, el establecimiento posee un equipo de maquinaria propia integrado por sembradoras, fumigadoras, camiones para transporte. Para el picado y la cosecha, el productor viene confiando en CLAAS desde hace más de una década. “Realmente hemos tenido muchas satisfacciones con la marca y estamos muy contentos. Si comparo la productividad que teníamos antes con la que desarrollamos actualmente, representa un cambio terrible”, se sincera.

La relación con CLAAS comenzó en el 2009, cuando Eder se decidió a comprar una cosechadora CLAAS MEDION 310 equipada con una plataforma de siete metros. La entrada al mundo CLAAS significó un cambio de paradigma. Y desde ese momento, ya nunca abandonó a la marca.

Apenas un año más tarde adquirió una picadora JAGUAR 850. “Realmente nos cambió la vida. Lo que más valoro de la JAGUAR es su durabilidad y la amplitud de servicios que presta”, comenta Eder, que desde 2017 cuenta con una JAGUAR 940, equipada con un cabezal rotativo Orbis 600, con la que hacen por campaña 700 hectáreas de picado propio y otras 700 u 800 hectáreas prestando servicios. “En el año también hacemos la misma proporción de hectáreas para silo de pasturas, ya sea trigo o cebada”, enumera Eder.

En 2013 sumó una cosechadora TUCANO 470 con cabezal de 35 pies, que según sus propias palabras “amplió enormemente la productividad” del establecimiento. “Ahora tenemos una TUCANO 570 que se estrenó en la pasada campaña de trigo. Entre cebada, avena, trigo, soja y maíz hacemos entre 2500 y 3000 hectáreas por año. Cuando podemos, además prestamos algún servicio de cosecha”, señala.

Además de productividad y eficiencia, la TUCANO cuenta con la misma tecnología de última generación que las grandes cosechadoras LEXION de CLAAS. “Usamos mucho el sistema de telemetría TELEMATICS, que nos permite monitorear a distancia toda la información de la cosechadora. Tenemos pendiente comenzar a aprovechar la información del mapeo georeferenciado”, completa.

“La experiencia con TUCANO es muy buena, sobre todo si se tiene en cuenta la cantidad de prestaciones que ofrece en relación a su costo”, opina el tambero. Esta cosechadora, diseñada para competir en el segmento de equipos medianos, suele ser para muchos productores y contratistas la puerta de entrada a la tecnología de vanguardia que representa el mundo CLAAS.

Hacia allí apunta la campaña “Mi Primera CLAAS” lanzada hace pocos meses por la compañía. Con el objetivo de acercarse a un nuevo segmento de productores y contratistas de pequeña y mediana escala que pretenden pegar un salto tecnológico y de calidad en su producción, CLAAS ofrece financiamiento a 4 o 5 años en dólares para la compra de máquinas nuevas y usadas -con garantía de calidad de la compañía-. La propuesta puede consultarse ingresando a www.miprimeraclaas.com.ar